viernes, 20 de marzo de 2015

COMO UN MUTANTE INMUTABLE

Borrachos, graciosetes, chulos, engreídas, prepotentes, demasiado simpáticos, demasiadas confianzas, despectivos, autoritarios, tímidos, extranjeros no hispano-parlantes, aprovechadas, sin dinero, inseguros, indecisos, insatisfechos...todos e incluso todos en el mismo día. Todos con su derecho de pedir a su manera, sin importarles a quién. Bienvenidos al mundo de nuestro siguiente personaje denostado, el Camarero Antipático.

Porque en realidad no lo es. O al menos no lo era al principio, cuando joven y alegre comenzó a trabajar sirviendo copas y cañas. Luego las cosas se pusieron feas. Que si "jefe" por aquí, un silbido por allá, "invítanos a un chupito" dicen los del fondo o "el café está asqueroso" según la señora de abrigo de pieles...en fin, un sinvivir. 

Hay que entenderle. Con las personas que se comportan de manera normal, él no pasa de ser correcto en el trato. Ni siquiera sonríe. Pero tampoco tú lo harías después de las miles de experiencias desagradables: cliente amable, atención correcta, cuenta pagada y antes de salir...queja al canto. Se ha convertido en un desconfiado. En un mutante inmutable que actúa como una máquina, como un robot que simplemente cumple órdenes, y no cree necesario que sus modos se adapten también al gusto del consumidor.
Imagen cedida por BETÚN DE JUDEA, visita su blog!!
Secos, desabridos, intolerantes, altaneros, inaccesibles o simplemente gilipollas. Así los definen. Sin saber que ellos tienen gran parte de la culpa. Porque si no has contribuido a la mala baba del camarero de hoy, seguro que lo hiciste a la del de ayer o anteayer. Un gesto o una frase para ganarte la simpatía del grupo, un exabrupto por la tardanza cuando, en solitario, atiende al doble de personas de las que debería, una petición con recochineo para ponerle las cosas difíciles...Por eso, hay que comprenderles. Al fin y al cabo, son parte de un paisaje que hemos creado a nuestra imagen y semejanza. Y es que, ¿qué sería de un café o una caña en ese bar de pueblo (o de barrio), con decoración rancia y limpieza mejorable, sin un camarero con cara de enfadado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario