jueves, 26 de febrero de 2015

ROMPIENDO EL CANON DE BELLEZA (Parte 2 de 2)

La exposición poética ha finalizado. Vamos ahora a defender al defensa. Al stopper, el cierre, el destructor o al combativo. A ése al que muchas veces creemos que halagamos con adjetivos como luchador, contundente o incansable. Y lo hacemos realmente. Pero esos calificativos se nos quedan cortos. Vistos como villanos por muchos, como anti-fútbol por otros tantos o como jugadores indecentes por muchos más, la figura del defensor falto de calidad, del centrocampista no creativo, es criticada desde que el fútbol es fútbol. Se va incluso más allá, creando la controversia  en la disputa entre fútbol de posesión y el de contragolpe, entre la Brasil de 1970 y la Italia de toda la vida.

En muchos aspectos el fútbol está atrasado en este sentido. Las pinceladas de Picasso se valoraron finalmente del mismo modo (o más) que las de Caravaggio. En las esculturas de Chillida se encuentra ya la misma intención que en las de Miguel Ángel. Colecciones como las del MOMA rivalizan sin complejos y de igual a igual con las de museos como El Prado. El balompié no ha dado ese paso. Pocos encuentran la belleza, por otra parte evidente, que existe en una buena estrategia de protección. En una acción defensiva providencial.

Y no hablo del portero, que desde siempre ha tenido otro tratamiento, por el que sus acciones si han sido catalogadas de espectaculares y decisivas. Hablo de ese lateral derecho, que de forma inteligente se posiciona ofreciendo salida al rival hacia su pierna menos buena. Me refiero al central, que llega como un expreso al cruce entre adversario y pelota, tras esprintar al máximo de su capacidad. O ese pivote defensivo, en el centro del campo, que calcula el momento exacto en el que la pierna puede llegar al balón sin tocar al contrario que corre cuál guepardo desatado.

Image courtesy of Naypong at FreeDigitalPhotos.net
Hay equipos que resisten asedios, que se mueven como acordeones bien engrasados en el posicionamiento táctico. Todo una arte a veces despreciado, como lo han sido muchos genios en muchos campos. Generales de batalla han pasado a la historia por sus decisiones defensivas. Políticos y gobernantes destacados son reconocidos por saber esperar en el momento justo para tomar las medidas adecuadas. Es el momento de dar la categoría que merecen a esos entrenadores y jugadores que hacen de la defensa un arte. Es hora de disfrutar del fútbol en todas sus dimensiones, sabiendo que la contención tiene los mismos atractivos que el ataque, porque es en ella donde se inician todas las acciones de gol de nuestros equipos. 

Dejemos que nos ataquen, ya que, sin duda, el poder y saber defendernos, es la mejor respuesta…y sí, no hablo sólo de fútbol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario