miércoles, 11 de febrero de 2015

GAFAS MAL GRADUADAS

Hace ya unos días que hemos puesto punto final a nuestro viaje por las Capitales del Pecado, por los barrios acogedores y agradables que en ellas existen, la zonas comerciales e instalaciones deportivas que nos podemos encontrar entre sus muros, dejando a un lado los suburbios y zonas conflictivas que pudieran llevarnos a generalizar una opinión errónea sobre el todo.

Nos ha gustado la experiencia. Tenemos ganas de seguir viajando. O más bien de seguir desmontando teorías repletas de negatividad y visiones unilaterales. No todo es blanco o negro. El gris, en toda su amplia gama, se extiende a todos los ámbitos de nuestro entorno social. Aceptamos que la excepción del corrupto no tiene por dónde darle la vuelta, salvo que apacigüémos los ánimos con el refrán, de la pescadilla que se muerde la cola, que viene a decir "donde fueres haz lo que vieres".

Pero si lo pensamos bien, quizás hasta ellos tengan su gris, más o menos cercano al blanco, con más o menos cantidad de negro, que puede llevarnos a intentar comprender (que no necesariamente a compartir) su manera de actuar. Y en eso vamos a centrar nuestra divagación en lo sucesivo. En las mezclas de colores, en las visiones diferentes o miradas incompletas, como si nos pusiéramos unas gafas mal graduadas...o mejor dicho, nos las quitásemos para sustituirlas por otras que nos proporcionen mayor visión periférica.

Image courtesy of rattigon at FreeDigitalPhotos.net
Los malos del cuento, los anti-héroes de cómic, los protagonistas-antagonistas en una obra de teatro o película. Todos ellos, vilipendiados desde siempre, aparecen ahora como candidatos a la redención, a conseguir la empatía del lector. No serán diferentes. Ni si quiera los veremos con otros ojos. Sólo intentaremos comprender sus razones. Aunque tengamos que inventarlas...se aceptan propuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario